Nuestro equipo

Psicología y psiquiatría

Begoña Rosique Padilla

Psicologa
Núm. de Colegiado: MV02687

Psicóloga titulada por la Universidad de Murcia

Máster en psicología de la salud y práctica clínica por la Universidad Católica San Antonio de Murcia.

Desarrolla su actividad profesional en nuestra clínica, abordando las diferentes problemáticas de sus pacientes desde una perspectiva cognitivo conductual.

Tratamientos: terapia cognitivo-conductual

Subespecialidades: psicología clínica

Dr. Carlos Javier García Briñol

Psiquiatra
Núm. Colegiado: 303105405

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra.

Especialista en Psiquiatría cursando la especialidad en el departamento de psiquiatría de Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

Experto universitario en psiquiatría legal 2010 por la Universidad Nacional a Distancia.

Profesor colaborador del departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Murcia.

  • Depresión
  • Trastorno de ansiedad
  • Trastorno bipolar
  • Esquizofrenia
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
  • Psicosis
  • Fobias
  • Ataques de pánico
  • Trastornos de la personalidad

¿Cómo trabajamos?

El proceso terapéutico se diseña de manera individualizada y la persona que acude a terapia es parte activa en el mismo. La intervención sigue por tanto las necesidades y situación específica de cada persona y se rige bajo criterios de respeto, empatía y privacidad.

El enfoque terapéutico es de tipo cognitivo constructivista. Éste utiliza una gran variedad de técnicas provenientes de enfoques cognitivos conductuales y presta especial atención al rol protagónico de la persona que acude a terapia y el proceso de construcción de su propia realidad. El proceso se enfoca a facilitar que la persona pueda hallar soluciones o alternativas adecuadas a su problemática. La terapia psicológica, además de reducir el malestar psicológico, también procurará ofrecer herramientas adecuadas a su situación.

¿Cómo empezamos?

La primera sesión es gratuita y se centra en una primera valoración del caso y una aproximación a cómo podría ser el proceso terapéutico. Generalmente destinamos una sesión adicional a la evaluación y a continuación comienza el trabajo terapéutico. Los objetivos son acordados entre paciente y el psicólogo, así como las técnicas a emplear.

Las sesiones individuales tienen una duración aproximada de 60 minutos, mientras que las de pareja suelen prolongarse hasta los 80 minutos. La frecuencia entre las mismas se adecúa a la necesidad y disponibilidad de cada paciente. Generalmente se comienza con una frecuencia semanal que pasará a ser quincenal cuando se perciben mejoras significativas.

¿Comenzamos ahora?